lunes, 23 de noviembre de 2009

CUENTOS INVENTADOS

12 comentarios:

  1. ¿Porque nadie pone el cuento? a mi no me deja porque me sale una cosa

    ResponderEliminar
  2. no lo puedo poner te sale una cosa

    Teresa Mielgo de Dios 5ºa

    ResponderEliminar
  3. NO ME DEJA ESCRIBIR NADA

    PAULA REVILLA 5·B

    ResponderEliminar
  4. me sale una cosa muy rara y no lo puedo escribir

    ResponderEliminar
  5. NAVIDADES MÁGICAS
    Samuel era un niño de doce años que quería trabajar en la juguetería de su padre, pero el padre le decía que era muy pequeño.
    A Samuel le gustaba mucho leer, y un día fue a la biblioteca por que estaba de vacaciones.
    Era el día de Navidad.
    Samuel cogió un libro rojo que se titulaba:
    “MÁGICAS NAVIDADES”. Se lo llevó a su casa y se puso a leerlo.
    El primer capítulo se titulaba “LA FÁBRICA DE PAPÁ NOEL”.
    Cuan llevaba leídas veinte paginas, se quedó dormido, y cuando se despertó son sabia donde estaba, aquella no era su habitación.
    Era una habitación adornada con espumillón, bolas de navidad, etc.
    Muy asustado corrió hacia la puerta para salir y al abrir se encontró con un niño muy bajito que iba vestido con un traje verde como el de Papá Noel.
    El niño le dijo:
    - Hola Samuel.
    - Y tu ¿Cómo sabes mi nombre?, dijo Samuel.
    - Nosotros sabemos el nombre de todos los niños del mundo, dijo el niño.
    - Entonces ¿vosotros sois los duendecillos de Papá Noel?, pregunta Samuel.
    - Pues claro, estás en el Polo Norte.
    - Entonces ¿esta es la casa de Papá Noel, donde se fabrican todos los juguetes? Pregunta Samuel.
    - Claro Samuel, dice el duendecillo.
    - Pues estoy pensando que yo podría ayudaron a fabricar juguetes para los niños pobres, por que nosotros sabemos que hay niños que no reciben ningún regalo en Navidad. ¿Te parece bien duendecillo?
    - Venga, rápido, pongámonos en marcha, le dijo el duendecillo.
    Samuel se puso muy contento por dos motivos, porque era la fábrica de juguetes de Papá Noel, y segundo porque el quería trabajar en la tienda de juguetes de su padre, pero su padre no le dejaba porque decía que todavía era muy pequeño, y que tenia que estudiar.
    Estuvieron toda la noche trabajando Samuel y los duendecillos, y entre todos consiguieron hacer muchísimos juguetes.
    En eses momento apareció otro duendecillo con Papá Noel, y Samuel gritó:
    Papá Noel dijo:
    - Si Samuel, soy yo, pero ahora tienes que regresar a tu casa, por que tus padres estarán muy preocupados.
    Samuel muy triste dijo:
    - Pero yo quiero seguir ayudándote.
    Papá Noel se puso a pensar y dijo:
    - Muy bien Samuel, me ayudarás a repartir los juguetes con los trineos y luego volverás a tu casa y no se lo podrás contar a nadie.
    Después de cargar todos los juguetes en los trineos, Papá Noel le dio las gracias a Samuel por todo lo que habría trabajado.
    Cuando ya se iban, salieron todos los duendecillos a despedirse de Samuel. En ese momento sonó el reloj de la torre, eran las doce, y corriendo se montaron todos en los trineos.
    Papá Noel decía a los renos:
    - Vuela Velóz, vuela Pompón, vuela Saltarín.
    Samuel iba agarrado, tenia mucho miedo, pero todo aquello era muy bonito para él, las estrellas, el frío de la noche,.. etc.
    Después de repartir todos los juguetes Papá Noel llevó a Samuel a su casa.
    - Adió Samuel, no te preocupes, pues tu también tendrás regalos, y no olvides nuestra promesa.
    Papá Noel le guiñó un ojo y Samuel al despertarse estaba en su cama con muchos regalos y una nota que ponía:
    “SIGUE AYUDANDO A LOS NIÑOS POBRES Y TRABAJANDO ASÍ DE BIEN”.
    Samuel todos los años volvía a hacer lo mismo porque los niños pobres habían sido muy felices.

    ANDREA JULIANA ROMAN
    5º A

    ResponderEliminar
  6. EL LÁPIZ MÁGICO.
    En una ciudad de Italia vivía,hace muchos,muchos años,una familia que tenía una niña,llamada Ruth.Estaban muy preocupados,porque Ruth padecía una enfermedad muy extraña,la estaba haciendo envejecer,y su piel era muy rugosa y llena de manchas.
    La niña crecía y se daba cuenta que no tenía amigos,solo tenía a su familia que si la quería mucho y la cuidaba.
    Pero ella se sentía muy sola,no tenía niños con quien jugar.Hasta que un día su vida cambio por completo.
    Cuando salió del colegio de regreso a casa,vio un lápiz muy viejo y casi sin punta,ella se agachó y lo cogió,pensaba que alguien lo había tirado por estar ya viejo,y se sentiría como ella ´´solo´´.
    Se lo llevó a su casa y le dijo:desde ahora ya nunca estaremos solos seremos amigos,jugaremos a dibuja.
    Ruth cogió el lápiz y se puso a dibujar un lápiz como él,de pronto el lápiz cobró vida y le dijo:
    hola Ruth he venido desde el país de los deseos para ayudarte,pero tienes que tener en cuenta que ya me estoy haciendo viejo,cuando se acabe mi punta ya no serviré para nada,porque como soy mágico ya no me puedes sacar más.
    Pero hasta entonces siempre que hagas un dibujo,
    si tu lo deseas se hará realidad.
    La niña no podía creerse lo que estaba viendo,le
    parecía todo un sueño.
    Muy nerviosa comenzó a dibujar una niña como ella le hubiera gustado ser,sin pensarlo se miró al espejo que tenía en su habitación y era ella,ya no tenía arrugas ni manchas,estaba feliz y había conseguido ser una niña como las demás,
    corrió a contárselo a sus padres y no salían de su asombro.
    Ruth a la mañana siguiente cuando fue al colegio contó a los demás lo que le había pasado.
    Y estos se morían de envidia al escucharla porque tenía un lápiz mágico.
    Querían ser amigos de ella,pero ella ahora ya no quería desde que tenía su lápiz mágico nunca se había vuelto a sentir sola,el lápiz era realmente su amigo quien le había ayudado cuando ella lo necesitaba.Y también desde aquel día se dió cuenta que los demás no te quieren por lo que eres si no por lo que tienes.
    Su familia y Ruth fueron ya felices y ella cuidó
    a su lápiz mágico y no hacía dibujos para que nunca se acabara su punta,y así seguiría siempre con vida y siendo su mejor amigo.

    CAROLINA UÑA MARTÍNEZ 5ºB

    ResponderEliminar
  7. EL ABUELO Y EL ARCO IRIS

    1ªparte

    Un día de verano, en una pequeña aldea perdida entre montañas y grandes árboles. Vivía un abuelito con sus dos nietos : Ana y Alberto

    Todas las mañanas antes de salir el sol, el abuelo empezaba su jornada, regando sus plantas y cuidando sus animales

    ¿Cuál fue su sorpresa? Cuando un día detrás de una montaña apareció un ratoncito. Se lo comentó a sus nietos comenzaron a buscarlo.

    Descubriendo que vivía en su jardín, escondido en una caja de herramientas que estaba cerca de un árbol. De pronto un día el abuelo desde su cama vio al arco iris

    Y allí estaba de nuevo el ratón detrás del arco iris este con sus colores : rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y violeta. El abuelo les dijo a sus nietos, que debían cuidar sus plantas y el a cambio les contaría adivinanzas

    A las plantas les gusta escuchar, contarles vuestras inquietudes y alegrías. ¡Veréis como crecen! En un árbol puedes encontrar un amigo para siempre y eso mismo se lo dijeron al ratón.

    Desde entonces se pasaban el día en el jardín, regando y escuchando las adivinanzas que el abuelo les contaba bajo el arco iris

    ResponderEliminar
  8. 2ºparte


    Buen nadador sin ser pez;
    tiene plumas, tiene pico;
    cuello largo, patas cortas...
    Adivinalo ,te dijo.
    (El pato)

    Me hallo en París,
    en el mar me encuentro,
    en Roma tengo principio
    en norte mi centro.
    (La letra R)

    Soy la flor del indeciso
    y del adivinador,
    todos me quitan los pétalos :
    sí , no, sí, no, sí, no.
    (La margarita)

    Son mis colores
    tan brillantes
    que el cielo alegro
    en un instante.
    (Arco Iris)

    Nunca bien supe escribir
    pero soy gran escribano;
    bien que te puedo servir
    si me tomas en tu mano.
    (El lápiz)

    Siempre estoy entre las plantas,
    tengo brillantes colores, el
    viento me va empujando
    a jugar entre las flores.
    ( La mariposa)

    La letra más alta soy
    la más delgada también,
    la Luna y el Sol me llevan,
    el aire nunca me ve.
    (La letra L)

    ResponderEliminar